Obispo de la Diócesis amazónica de Rondonópolis-Guiratinga, en el Estado de Mato Grosso, Dom Juventino Kestering falleció el domingo, 28 de marzo, a causa del Covid-19.

Por Luis Miguel Modino

7.088: ese es el número de fallecidos en Brasil en las últimas 48 horas, según datos oficiales, una verdadera masacre, una Semana de Pasión, donde cada día varios miles son crucificados por un sistema que le ha dado la espalda a la vida, en nombre de una economía que mata, y que también está muerta.

Varios sacerdotes, religiosas y ministros murieron en los últimos días

De nada sirven las llamadas a tomar medidas realizadas por mucha gente, entre otros la Iglesia católica, que en los últimos días ha perdido varios sacerdotes, religiosas, ministros y ministras de los miles de comunidades esparcidas por todo el país, y hoy, 28 de marzo, otro obispo, el sexto. Esta vez ha sido Monseñor Juventino Kestering, Obispo de la Diócesis de Rondonópolis-Guiratinga, en el Estado de Mato Grosso.

Mons. Juventino había nacido en la ciudad de São Ludgero, Estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, el 19 de mayo de 1946, y desde que fue ordenado obispo, en marzo de 1998, era el segundo obispo de la diócesis a la que, según el Derecho Canónico, renunciaría en poco menos de dos meses.

Diócesis de Rondonópolis-Guiratinga realizan en 2019 el rito simbólico de envío de Mons. Juventino al Sínodo Amazónico.

Al menos 310.694 fallecidos, aunque la sospecha es que el número sea todavía mayor, que murieron sofocados, muchos de ellos esperando una plaza en los hospitales y en la UCI, que en la práctica totalidad de las regiones del país han sobrepasado el límite de su capacidad.

Oídos sordos a los llamados a cuidar de la vida

La Iglesia católica se ha manifestado repetidamente ante esta situación, la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil – CNBB, el Pacto por la Vida y por Brasil, del que la CNBB forma parte, y el propio Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM, que este viernes, 26 de marzo, enviaba un mensaje al presidente del episcopado brasileño, han lanzado repetidos mensajes al gobierno y a la sociedad brasileña para que el cuidado de la vida se convierta en una prioridad urgente, para que se acelere el proceso de vacunación, que de momento solo ha llegado a una parcela mínima de la población.

El pueblo brasileño, en el que habita un profundo sentimiento religioso, más que nunca está en las manos de Dios, que se ha convertido en la última y única esperanza. Un Dios que consuela y seca las lágrimas de tantas familias, de tanta gente, de tantas comunidades eclesiales que lloran por la separación de sus seres queridos. La fe en la Resurrección, que fundamenta la vida cristiana, ese Misterio que será celebrado a lo largo de esta semana que estamos iniciando, será el sustento de quien ve la muerte del inocente hacerse presente entre sus seres queridos. Es tiempo de Pasión, pero siempre con la esperanza de llegar a la Resurrección, a la vida plena en la casa del Padre.

Nota de REPAM Brasil y Comisión Episcopal Especial para la Amazonía/CNBB

Descargue y lea la nota de solidaridad a toda la Iglesia de la Amazonía, especialmente de la Diócesis de Rondonópolis-Guiratinga, en Mato Grosso, por la pascua de Mons. Juventino Kestering, a causa de complicaciones del Covid-19.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *