Francisco ha enviado un video mensaje a la ONU, en el marco de su 75° aniversario de nacimiento como «una oportunidad para reiterar el deseo de la Santa Sede de que esta Organización sea un verdadero signo e instrumento de unidad entre los Estados y de servicio a la entera familia humana», destacando, entre varios temas, de peligrosa situación en la Amazonía y sus poblaciones indígenas en este momento.

Por Comunicaciones REPAM

En el mensaje dirigido al Secretario General de la ONU – Organización de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, así como a los Jefes de Estado y de Gobierno que participan, el pontífice destaca algunos dramas a ser enfrentados: los efectos de la Covid-19 en la humanidad, defender la vida y garantizar los derechos humanos, unir esfuerzos ante el cambio climático y hacer frente a la cultura del descarte, la solidaridad para promover la dignidad de las personas, defender la Amazonía, sus pueblos y el cuidado del medio ambiente de manera integral.

 

Fragmento del mensaje del papa refiriéndose a la Amazonía y a la ecología integral

“Señor presidente:

Recuerdo la ocasión que tuve hace cinco años de dirigirme a la Asamblea General en su septuagésimo aniversario. Mi visita tuvo lugar en un período de un multilateralismo verdaderamente dinámico, un momento prometedor y de gran esperanza, inmediatamente anterior a la adopción de la Agenda 2030. Algunos meses después, también se adoptó el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

Sin embargo, debemos admitir honestamente que, si bien se han logrado algunos progresos, la poca capacidad de la comunidad internacional para cumplir sus promesas de hace cinco años me lleva a reiterar que «hemos de evitar toda tentación de caer en un nominalismo declaracionista con efecto tranquilizador en las conciencias. Debemos cuidar que nuestras instituciones sean realmente efectivas en la lucha contra todos estos flagelos» [Discurso a la Asamblea General de la ONU, 25 de septiembre de 2015].

Pienso también en la peligrosa situación en la Amazonía y sus poblaciones indígenas. Ello nos recuerda que la crisis ambiental está indisolublemente ligada a una crisis social y que el cuidado del medio ambiente exige una aproximación integral para combatir la pobreza y combatir la exclusión [cfr. Laudato Si’, 39].

Ciertamente es un paso positivo que la sensibilidad ecológica integral y el deseo de acción hayan crecido. «No debemos cargar a las próximas generaciones con los problemas causados por las anteriores. […] Debemos preguntarnos seriamente si existe —entre nosotros— la voluntad política […] para mitigar los efectos negativos del cambio climático, así como para ayudar a las poblaciones más pobres y vulnerables que son las más afectadas» [Mensaje a los participantes en el XXV período de sesiones de la Conferencia de los Estados Parte en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, 1 de diciembre de 2019].

La Santa Sede seguirá desempeñando su papel. Como una señal concreta de cuidar nuestra casa común, recientemente ratifiqué la Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal [Cfr Mensaje a la XXXI Reunión de las Partes del Protocolo de Montreal, 7 de noviembre de 2019]”.

 

Lea el mensaje completo del papa en el 75° aniversario de la ONU aquí

 

 

25 septiembre, 2020

Los líderes indígenas de Colombia durante muchas décadas después de la reforma a la Constitución Política de colombia 1991. Con la esperanza que todo sería mejor con un país de derechos, nos hemos dado cuenta que las más de 300 marchas pasificas se han firmado más de 1500 acuerdos y todo ha sido para silenciar y tranquilizar el dolor de los pueblos originarios. Es así que pasa lo mismo con los gobiernos primer mundista. No les conviene que los países según ellos tercermundista, seamos más fuertes. Así que todos los acuerdos han sido letra muerta, sin espíritu. Solo pedimos que nos dejen vivir en paz en nuestros territorios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *