Foto. María Eugenia Carrizo

Cuatro cruces honran la memoria de los niños (algunos sin nacer) fallecidos durante la VIII Marcha por la Defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure TIPNIS y en contra de la construcción de la carretera que lo atravesaría para unir los departamentos de Beni y Cochabamba.

El 25 de septiembre de 2011, en la localidad de Chaparina se desató una represión policial para evitar que la marcha continúe. Pasaron nueve años desde que un contingente de más de 500 policías fuertemente armados atacaron a los marchistas: hombres, mujeres, ancianos y niños indígenas que se encontraban en un campamento instalado en la localidad de Chaparina.

Ese domingo, como narran los indígenas que participaron de la marcha, se desató una brutal represión. Con gases lacrimógenos, golpes y patadas se trató de desarticular el movimiento indígena.

A causa de esa violencia varios menores corrieron asustados a esconderse, y en ese momento, perdidos y sin padres, solo encontraron refugio en casa de Don Chino, un «héroe» silencioso, que los acogió en su propiedad, los alimentó y cuidó.

Don Chino, un modesto ganadero, desempeñó un papel importante y sobre todo solidario, al rescatar a niños y niñas desvinculados de sus padres en la represión de Chaparina que deambulaban en llanto esparcidos por el monte.

Para leer la nota completa ingrese aquí:

 

 

 

fuente : ANF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *