En un emotivo mensaje, Mons. Alfredo Vizcarra, obispo del Vicariato Apostólico de Jaén y coordinador de la Red Eclesial Panamazónica en Perú muestra su pesar por la partida del emblemático representante del pueblo awajún, Santiago Manuin Valera, con el que la Iglesia mantenía una estrecha relación. Se reconoce su enorme legado y se le destaca como hombre de diálogo.

Por CAAAP *

“Tenemos que agradecerle por su vida, por su ejemplo de búsqueda, de tener la visión para poder empeñarse, comprometerse totalmente en la búsqueda del Buen Vivir para su pueblo. Le agradecemos su testimonio cristiano, pues en esa búsqueda, él ha sabido hacer la síntesis entre su experiencia religiosa de su pueblo y la fe cristiana. De hecho son muchas las herencias, el legado que él nos deja. Quiero por eso también dirigirme a todo el pueblo awajún, manifestarles mi sentimiento, mi solidaridad y el dolor que compartimos con ellos, como Iglesia, por la pérdida de este gran hermano. Y lo mismo a su familia, con quienes tenemos mucha relación. A sus hijos, a su señora, a sus hijas… que el señor también les dé a ellos el consuelo. Tienen el ejemplo y el estímulo suficiente de su padre, esposo, para que les ayude a seguir adelante en el camino, en la búsqueda de la visión para el Buen Vivir de todos. Que Dios te bendiga, que Dios te acoja. Hasta siempre”.

Son palabras de monseñor Alfredo Vizcarra, obispo del Vicariato Apostólico de Jaén y coordinador de la Red Eclesial Panamazónica en Perú, pocas horas después de conocerse el deceso en la ciudad de Chiclayo de Santiago Manuin Valera. Un líder que, además de necesitar poca presentación, genera un gran sentimiento de dolor entre todos aquellos que tuvieron oportunidad de conocerle, así como entre quienes han conocido un poco de su vida y trayectoria. La Amazonía está de luto y, junto a ella, toda la Iglesia de la selva peruana. Esta admiración y dolor es, también, compartido por la Iglesia local, con la que como cristiano reconocido mantenía un estrecho vínculo. Y es que son muchos los que le definen como “un hombre de diálogo”.

Si bien el pueblo awajún viene velando demasiadas vidas en las últimas dos semanas, la muerte de Santiago  Manuin Valera ha venido a representar y transmitir ese dolor comunitario, el de todo un pueblo que muere sin remedio ante la falta de servicios sanitarios en su territorio. Según se ha podido confirmar, el día de mañana los restos mortales de Manuin serán trasladados vía aérea hasta Santa María de Nieva, capital de Condorcanqui, pues de forma excepcional se ha logrado coordinar este trasladado para que sea enterrado en su pueblo.

A las condolencias del obispo de Jaén se han sumado las de la Compañía de Jesús Provincia del Perú, desde donde se ha emitido un comunicado. En el texto, se “agradece y reconoce su trayectoria vital de compromiso con la defensa de los pueblos indígenas y especialmente con la defensa de su territorio”. Este comunicado continúa: “Igualmente, agradecemos el servicio que ha prestado Santiago a su pueblo a través del trabajo de largos años en instituciones promovidas por la Compañía de Jesús concretamente en el “Servicio Agropecuario para la Investigación y Promoción Económica” (SAIPE) y en el “Centro de Espiritualidad Tunaants”, ambas en Santa María de Nieva. Confiamos que su lucha por la justicia y su invalorable aporte al diálogo entre la espiritualidad indígena y la Iglesia católica continúe en el tiempo promoviendo espacios de entendimiento y diálogo. Recordamos con especial cariño su presencia entre los líderes indígenas amazónicos que recibieron al Papa Francisco en Madre de Dios en enero de 2018. El mismo Santiago fue quién impuso al Papa el tawás como señal de reconocimiento en ese encuentro de pueblos indígenas”.

____________

* Fuente: CAAAP

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *