El obispo vicario apostólico emérito de Napo, falleció en Ecuador en la tarde del 25 de mayo de 2020. Nacido en Padua, Italia, el 26 de mayo de 1934, tenía 68 años de vida religiosa como josefino de Murialdo, 57 de sacerdote y 25 de obispo. Por doce años fue superior general de la congregación (1982 a 1994), estuvo por dieciséis años como pastor del Vicariato de Napo (1994 a 2010) y por dos años fue Administrador Apostólico en Sucumbíos (2012-2014).

 

Mons. Paolo Mietto fue uno de los grandes impulsores para la fundación de la Red Eclesial Panamazónica – REPAM, como nos recuerda el secretario ejecutivo, Mauricio López:

“Cuando el proceso de la REPAM nacía en sus primeros pasos en Ecuador, hace casi 10 años, y luego luego puede conducir hacia el camino del Sínodo Amazónico, fue la presencia paciente y cariñosa de Mons. Paolo, junto con otros-as, la que sabiamente aseguró las condiciones de diálogo para la flor roja en Sucumbios a pesar de las heridas abiertas o las posturas no dialogantes. Entregó muchas de las energías que le quedaban para mantener la cohesión en lo esencial, en la espiritualidad y el llamado del Señor, para que poco a poco sanarán las heridas, y soñamos que algún día será así. La REPAM y el camino Sinodal podrían florecer ahí gracias gracias a esa manera sobria, tierna y clara de acompañar. Mons. Mietto fue un tejedor imprescindible del proceso Sinodal. Gracias y un pedido de corazón para que intervenga por nosotros desde ese mejor lugar donde ahora está”

El Superior General de los josefinos de Murialdo, P. Tullio Locatelli, en el mensaje enviado a toda la comunidad josefina por ocasión de la muerte de Mons. Mietto, afirma que “su vida ha sido el cumplimiento de este compromiso, en la cotidianidad del servicio, con humildad y discreción, con ese estilo de pastor bueno y atento, capaz de acompañar y consolar, de apoyar y dirigir.  Tenemos muchos motivos para dar gracias al Señor porque nos lo dio como hermano, docente, superior de comunidad, padre maestro, consejero general, padre general, obispo, administrador apostólico, obispo emérito”.

El día de hoy queremos agradecer a Dios por la vida de Mons. Paolo Mietto y por su testimonio y entrega a la misión josefina en el mundo y, especialmente, en los 25 años en la Amazonía ecuatoriana junto a nuestros pueblos indígenas y amazónicos, haciendo visible su lema episcopal: “Dar la vida por el Evangelio”.

“El amor de Dios haga surgir el celo apostólico. Actuemos no como filántropos o sociólogos, sino como apóstoles para difundir el Reino de Cristo sobre la tierra. Animémonos a hacer mucho y sobre todo a hacer bien actuando en unidad de acción y amistad” (San Leonardo Murialdo).

 

DATOS BIBLIOGRÁFICOS DE MONS. PAOLO MIETTO

Nació en Padua el 26 de mayo de 1934. Su papá Víctor y su mamá María Boarin dejaron muy temprano huérfanos a él y a su hermana Juana. Ha sido bautizado en Padua, parroquia de la Santa Cruz, el 15 de junio de 1934.

Hizo el postulantado en Ponte de Piave después de haber pasado unos años en el colegio josefino “Camerini Rossi” de Padua, como colegial y en Montecchio Maggiore, en la escuela apostólica como seminarista aspirante.  El 7 de octubre de 1951 ingresó al noviciado en Vigone, Turín; donde hizo la primera profesión religiosa el 8 de octubre de 1952. Desde 1952 a 1955 hizo el bachillerato en Ponte de Piave, Treviso. Nuevamente al colegio Camerini Rossi de Padua de 1955 a 1958 como “magisteriante”.

Los estudios de filosofía y teología en vista del sacerdocio los hizo en Viterbo “Instituto San Pedro” de 1958 a 1963. En Viterbo el 9 de noviembre de 1958 hizo la profesión perpetua. Ordenado subdiácono el 11 de noviembre de 1962, diácono el 2 de diciembre de 1962, fue ordenado sacerdote siempre en Viterbo el 30 de marzo de 1963.

De 1963 a 1966 está en Roma ya sea en la comunidad de la Procura, Via Etruschi 7, ya sea en la parroquia san Pio X en vía Etruschi 36, como estudiante de teología moral en la Academia Alfonsiana, donde consigue el doctorado en teología moral. En el curso académico 1966-1967 se fue a Bruselas, Bélgica, para un curso de catequética y pastoral al “Lumen Vitae”.

Profesor de teología moral en Viterbo “Instituto San Pedro” de 1967 a 1972. Director y padre maestro de los novicios en el Instituto “San José Artesano” en Viterbo de 1972 a 1976. Director y padre maestro de los teólogos en el Instituto San Pedro en Viterbo de 1976 a 1982. En estos años es también consejero general.

Superior general de la Congregación de San José de 1982 a 1988; reelegido por otro sexenio de 1988 a 1994.

El 8 de septiembre de 1994 se hacía público su nombramiento como obispo coadjutor de mons. Julio Parise para el Vicariato Apostólico de Napo, Ecuador.  El 22 de octubre fue consagrado obispo en Roma en la iglesia parroquial de Santa María Inmaculada y San Juan Berchmans; lo ordenó el cardenal Jozef Tomko, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. El 25 de noviembre se hacía la presentación oficial de mons. Pablo en Tena, capital del Vicariato Apostólico de Napo.

Mons. Pablo ha sido responsable del Vicariato del 3 de agosto de 1996 al 10 de junio de 2010, cuando se nombró a su sucesor mons. Celmo Lazzari.

Del 7 de marzo de 2012 al 21 de noviembre de 2013 mons. Pablo ha sido administrador Apostólico del Vicariato Apostólico San Miguel de Sucumbíos, Ecuador.

Regresando a Tena, se quedó como residente hasta 2016. Desde entonces mons. Pablo quedó como huésped del Asilo de ancianos en Archidona. Mons. Paolo pasó sus últimos días en la casa provincial de los Josefinos de Murialdo en Quito; y regresó a la casa del Padre el día 25 de mayo de 2020.

Para el funeral y la sepultura esperamos noticias del gobierno ecuatoriano, por motivo de la emergencia sanitaria en el país, ocasionado por el COVID-19.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *