Agradecemos el tiempo que compartió con nosotros en este camino de la Iglesia en la Amazonía, acompañando y asesorando el proceso de Mapeo de la REPAM con entrega y generosidad.

 

El día de hoy queremos rendir un sentido homenaje a la vida de Rafael Granja Almeida. Ha partido a los brazos del Padre y se encuentra ahora en la mejor compañía. Damos gracias a Dios por el regalo de su vida, habiendo compartido alegría y esperanza incansablemente. Agradecemos el tiempo que compartió con nosotros en este camino de la Iglesia en la Amazonía, acompañando y asesorando el proceso de Mapeo de la REPAM con entrega y generosidad. Rafa sembró con su sonrisa y testimonio, semillas de una profunda convicción humana que siempre tendrán lugar para florecer y dar frutos en nuestro proceso. Seguiremos caminando, honrando su paso por nuestras vidas, compartiendo los principios que siempre nos recordó de justicia y solidaridad, en medio de las realidades más complejas.

Hacemos llegar a su familia, especialmente a sus hijos e hija, nietos y nietas, hermanos y hermanas, un cercano abrazo fraterno en estos momentos tan difíciles. Los acompañamos en oración y comunión. Que la paz del Señor siempre los acompañe y acoja su dolor.

 

“Ahora nos queda el amor, al que ni la muerte puede silenciar” (José María Olaizola SJ)

15 abril, 2020

Gracias a todos los que formaron parte del equipo de trabajo de mi Papi sigan adelante con esa excelente iniciativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *