29 de marzo: Domingo de la Quinta Semana de Cuaresma
QUERIDA AMAZONÍA: 40 días navegando hacia la conversión

 

1. Petición permanente por la conversión sinodal al inicio de cada día

Que el Dios Trinitario, ejemplo de vida en comunión, nos ayude a soñar con una Iglesia sinodal, donde sepamos descubrir los signos de los tiempos, y la presencia de un Dios encarnado de diferentes modos, en distintos lugares. Un Dios que nos ayude a discernir su presencia y a anunciarle en todos los rincones, también entre los que más lejos se encuentran; a ser una Iglesia en salida, que va al encuentro, que escucha y dialoga con todos. Que busquemos el bien para todos los que nos encontramos cada día y sepamos traer de vuelta a la Amazonía y a todos los lugares donde estemos, todo lo vivido en el proceso sinodal, y así hacer realidad aquello que Dios espera de nosotros.

Meditar por unos momentos esta petición inicial, buscar la calma interior para entrar en este momento de conversión desde la Amazonía por las aguas de la sinodalidad, al servicio del Pueblo de Dios y sus pueblos y comunidades, y para escuchar el llamado de Dios a través de su Palabra Viva.

 

2. Fragmento de una lectura del día (cada uno es invitado a profundizar en las lecturas completas según su propia necesidad y criterio)

Al enterarse de que Jesús llegaba, Marta salió a su encuentro, mientras María permanecía en la casa.
Marta dijo a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero yo sé que aun ahora, Dios te concederá todo lo que le pidas”. Jesús le dijo: “Tu hermano resucitará”. Marta le respondió: “Sé que resucitará en la resurrección del último día”. Jesús le dijo: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?”. Ella le respondió: “Sí, Señor, creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo”…
Entonces quitaron la piedra, y Jesús, levantando los ojos al cielo, dijo: “Padre, te doy gracias porque me oíste. Yo sé que siempre me oyes, pero lo he dicho por esta gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado”. Después de decir esto, gritó con voz fuerte: “¡Lázaro, ven afuera!”. El muerto salió con los pies y las manos atados con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: “Desátenlo para que pueda caminar”. Al ver lo que hizo Jesús, muchos de los judíos que habían ido a casa de María creyeron en él. (Juan 11,1-45).

 

3. Reflexión desde la perspectiva del proceso sinodal amazónico

Resucitar, volver a la vida, apostar por la vida cuando casi todos piensan que ya no hay nada que hacer. La realidad nos desafía a mostrar el camino de la vida, a poner lo que esté a nuestro alcance para que la vida triunfe. Nadie confiaba que Lázaro volviese a la vida, la desolación se había impuesto como sentimiento común, la confianza ya no tenía más espacio en las vidas de quienes le conocían y amaban, pero Jesús llama a continuar creyendo para que la gloria de Dios aparezca.

La muerte es una realidad cada vez más presente en la Amazonía, los pueblos amazónicos y la Casa Común parecen condenados a la muerte para siempre, pero en Dios debemos encontrar el modo para que la vida triunfe, para poder resucitar este mundo que se muere, para construir relaciones a partir de la vida y del cuidado a los otros y a lo que está en nuestro entorno. Siempre es tiempo de apostar por la vida y comprometerse para que ella triunfe.

 

4. Contemplación

Contemplemos la imagen de este día y dediquemos un momento a reconocer nuestra propia vida y experiencia en la Iglesia y al servicio de la Amazonía para pedir luz en esta Palabra de Dios y así traer de vuelta todo lo vivido. Escribir mis peticiones particulares y permanecer en ellas durante este día. Hacemos una invitación a llevar un registro de todo lo que el Espíritu suscite en nosotros como preparación interior para poder asimilar mejor el proceso sinodal.

 

5. Meditación Final

A los miembros de los pueblos originarios, les doy gracias y les digo nuevamente que « ustedes con su vida son un grito a la conciencia […]. Ustedes son memoria viva de la misión que Dios nos ha encomendado a todos: cuidar la Casa común».  (Querida Amazonía, 19).

 

Día 33 ESP – 29 marzo – V Domingo Cuaresma

Dia 33 PT – 29 março – V Domingo da Quaresma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *