La asamblea sinodal aborda diferentes temas en las congregaciones generales, que se difunden, especialmente en los comunicados de prensa y briefings que tienen lugar cada día en la Sala Stampa. Estos son temas que forman parte de la vida de quienes participan en este evento.

María Petronila Neto es una de las auditoras del Sínodo para la Amazonía. Se define a sí misma como «laica, mujer y negra«, condiciones que a menudo han sido causa de prejuicios dentro de la sociedad y la misma Iglesia. Es agente de la Comisión Pastoral de la Tierra en el estado de Rondônia, una de las regiones con mayor número de conflictos relacionados con la tierra en la Amazonía brasileña.

En esta entrevista, María Petronila aborda algunos de los temas que han estado presentes en el debate de las congregaciones generales en las últimas horas, como el papel de los laicos, la formación, la presencia de las Iglesias pentecostales y la criminalización de los líderes, que también afecta a los agentes de la Comisión Pastoral de la Tierra, de la que María Petronila forma parte.

Ella se siente esperanzada «de que la Iglesia esté discutiendo estos temas«, un grito que viene de lejos entre los pueblos de la región. Para eso, es necesaria «una formación adaptada a la realidad de la Amazonía, una formación inculturada en la cultura local, en la forma de ser de los pueblos de la Amazonía».

Papa-abraza-mujer-aula-sinodal_2165793455_13981474_660x371

Una de las cuestiones abordadas ha sido la importancia de los laicos en el trabajo de la Iglesia en la Amazonía. Como mujer, como laica, ¿qué significa que dentro del Sínodo, el primer día, se aborden estos temas que hacen referencia a la importancia de los laicos en este trabajo?

Como laica, mujer, negra, quien soy, como miembro de las pastorales sociales, que actúa en defensa de la vida, de las comunidades, de los pueblos de la Amazonía, para mí es una gran esperanza que la Iglesia discuta estos temas, dado que los pueblos que están allí, ya están preguntando, haciendo estos gritos durante mucho tiempo, tener una Iglesia con más presencia en las comunidades, no una Iglesia que solo visita una vez al año.

La apertura a los laicos, especialmente a asumir nuevos ministerios, como el diaconado en sí, tanto para hombres como para mujeres, es una gran esperanza para nosotros, como laicos, para contribuir mucho más con nuestra Iglesia amazónica.

También se abordó el tema de la formación, incluidos los laicos. ¿En qué debería enfocarse esta formación dentro de la realidad de la Iglesia de la Amazonía?

Para mí, una formación de calidad, obviamente permanente, más adaptada a la realidad de la Amazonía, una formación inculturada con la cultura local, con la forma de ser de los pueblos de la Amazonía, y no una formación de arriba hacia abajo, sino que tenga en cuenta las experiencias, la espiritualidad de los pueblos que ya existen allí. Entonces, una formación permanente, pero con este aspecto inculturado en la Amazonía.

cq5dam.thumbnail.cropped.750.422_422

La creciente presencia de iglesias pentecostales, que garantizan una presencia continua, ha sido uno de los debates de la Asamblea Sinodal. Sin desear entrar en disputas, ¿qué podría descubrir la Iglesia Católica en esta acción de las iglesias pentecostales?

Realmente, como dijiste, esto no es un tema de disputa, por supuesto que no. Se trata de la presencia de la Iglesia con las comunidades, con una Iglesia abierta, incluso reconociendo y empoderando a los laicos que ya están allí en la vida diaria con las comunidades. Una Iglesia que acepta, apoya a los líderes que ya están allí, como el tema indígena, los chamanes, las madres de santo, con esos líderes, incluidos los espirituales, que ya están en las comunidades, que son los consejeros internos, los que se mueven y no dejan que la devoción termine.

El tema de la devoción popular en la Amazonía es muy fuerte. Entonces, obviamente, una Iglesia que está más presente y eso también lo aprendemos, incluso de las iglesias evangélicas, que valoran a los líderes locales, que los hacen pastores de sus iglesias, pastoras, que están allí en las comunidades. Creo que realmente tenemos que repensar estos temas y comenzar a abrir estas nuevas vías para la Iglesia y para la Ecología Integral, que tenga en cuenta lo que ya está sucediendo en la Amazonía, y que nuestra Iglesia debe consolidar.

La criminalización de los líderes sociales, otro de los temas abordados, es una realidad muy presente en la Amazonía. Eres parte de las pastorales sociales, de la Comisión Pastoral de la Tierra – CPT, ¿cómo vives esto? ¿Realmente te sientes amenazada? ¿Esto es una realidad en tu región?

Sin lugar a dudas, el tema de la criminalización es uno de los principales factores que enfrentan los movimientos sociales, organizaciones, defensores y defensoras de la vida. Vivimos incluso buscando protección dentro de la propia comunidad, buscando escondernos, buscando esconder a los líderes, para protegerlos a cualquier costo, ya sea de los pistoleros o de la criminalización del mismo Estado, que penaliza a los líderes procesándoles.

Este problema de la criminalización es una amenaza constante en la Amazonía, tanto para los defensores en la lucha por la tierra, pero también en el caso, a los partidarios, en este caso nosotros de la CPT de Rondônia, que tiene un índice de criminalización de los líderes muy grande, incluyendo asesinatos al final. En primer lugar, estos líderes a menudo pasan por un proceso de criminalización, quedando vulnerables, también pasan a enfrentar amenazas, no solo del Estado, sino también de los propios terratenientes, y con ello, en consecuencia, viene el asesinato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *