El Sínodo para la Amazonía se lleva a cabo dentro de la sala síinodal, pero más de 150 actos también se realizan fuera durante las tres semanas de la asamblea. Es lo que se conoce como Amazonía Casa Común. En este contexto se celebró en el Centro para la Vida Religiosa Regina Mundi de la UISG (Unión Internacional de Superioras Generales), el evento «La Amazonía vivida por las mujeres: cuidado, respeto y cuidado desde la corporeidad«, que contó con las reflexiones desde el mundo académico y el trabajo en la base, bajo la coordinación de la Hermana Gabriela Bottani, coordinadora internacional de Talitha Kum.

Giulio Guarini, profesor de economía de la Universidad de Viterbo, insistió en la necesidad de la inclusión social de las mujeres como una vía de desarrollo, ya que es más difícil de producir si las mujeres no participan en los procesos de desarrollo sostenible. Se refirió a la agenda 2030, que busca el mismo objetivo como un paso hacia otros objetivos, insistiendo en la necesidad del protagonismo de las mujeres.

La trata de personas está relacionada con la migración, una realidad cada vez más presente en la Amazonía, aspecto abordado en el Instrumentum Laboris del Sínodo para la Amazonía que de alguna manera debe aparecer en el debate de la asamblea. Este tema es parte del estudio de Márcia de Oliveira, profesora de la Universidad Federal de Roraima, Brasil, y experta sinodal. Ella definió esta práctica como una de las formas más perversas de violaciones de los derechos humanos, ya que conduce a la explotación sexual comercial de las mujeres emigrantes, a menudo con niños pequeños.

P1290900 (1)

Estamos enfrentando una realidad de negación de ciudadanía a las mujeres amazónicas, según la profesora brasileña, que exige romper con una historia de subyugación de las relaciones de género, una desnaturalización y desculturalización de las prácticas de dominación y explotación. Podemos decir, como afirmó Márcia de Oliveira, que la trata de personas se ha convertido en una industria, siendo la tercera actividad con mayor beneficio económico, dada la alta oferta y demanda. En este nivel económico, se enfatizó que estas mujeres son a menudo una fuente de sustento para sus familias que se quedaron en sus lugares de origen. En la Amazonía, esta realidad puede crecer, dada la inestabilidad política de algunos países, como Perú y Ecuador.

El trabajo de prevención es fundamental, como reconoció la Hermana Rose Bertoldo, que forma parte de Red un Grito por la Vida, un instrumento de gran importancia para la Iglesia y la sociedad brasileña. En este sentido, este trabajo de la vida religiosa en Brasil ha sido contemplado por la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil – CNBB, y muchas iglesias locales, como parte de las orientaciones pastorales. Aun así, la toma de conciencia de la Iglesia aún debe incrementarse. La religiosa definió la misión de la Red a partir de tres aspectos: prevención, acogida de víctimas e impacto político.

P1290906 (1)

Las mujeres tienen una importancia fundamental en el cuidado de la vida y de la casa común, según Rose Bertoldo, quien es auditora sinodal, quien se preguntó qué es lo que más duele a las mujeres amazónicas, respondiendo que es el proyecto de muerte que se está estableciendo en la región, con focos mineros que exigen prostitución, el agro negocio que expulsa a las mujeres de sus territorios, y la relación con el narcotráfico. Ella habló de la materialización de los cuerpos de las mujeres, tratados como mercancías, algo que comienza siendo niñas en sus propios hogares, lo que requiere una gran cantidad de trabajo preventivo en las escuelas y en el espacio eclesial, lo que ayuda a los niños a descubrir que son víctimas. No olvidemos que en la Amazonía, una región de grandes fronteras, poco vigiladas, esta es una realidad con una gran cantidad de rutas.

Desde una perspectiva europea, Marcella Corsi, profesora de la Universidad La Sapienza, denunció la situación que sufren muchas mujeres nigerianas o de Europa del Este en Italia. Este es un problema que tiene que ver con la economía, según la profesora, que convierte los cuerpos de las mujeres en objetos, lo que debería llevar a la sociedad a reflexionar sobre el tipo de economía presente como base, y exige nuevas formas de actuar y entender la vida, de preguntarse qué economía queremos.

Según Marcella Corsi, la explotación conduce a la muerte, también de los territorios. Con este fin, propone programas de micro finanzas para dar alternativas a las mujeres, evaluando las diferencias como un recurso para la atención, promoviendo una economía circular, alternativas, reutilización, respeto por los territorios, una nueva cultura económica y promoviendo la conciencia de género y las finanzas en las escuelas.

P1290911 (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *