“Los misioneros tienen que llegar dispuestos a respetarnos. Ellos deben saber que nosotros tenemos culturas y costumbres diferentes, que muchas veces ellos no entienden”. Así de claro habla en Roma, en el marco del Sínodo de la Amazonía, el líder indígena José Luis Kassupá, coordinador de la Organización de los pueblos indígenas de Rondonia, Noroeste de Mato Grosso y Sur de Amazonas (Opiroma)

En diálogo con los comunicadores de la REPAM, sobre cómo debería ser el misionero o misionera que llegue a los pueblos indígenas, dijo: lo peor que puede suceder es que “desde fuera se pretenda imponer verdades y culturas que atenten contra nuestra dignidad. La falta de respeto a nuestra cultura, es lo más grave que nos puede pasar”.

“Se nos quiere imponer fiestas y tradiciones que no son nuestras. Tienen que entender que nuestra cultura tiene su historia, viene desde nuestros antepasados, son nuestra identidad”, reitera José Luis Kassupá. “Muchas veces llegan a nuestras comunidades algunos profesores, misioneros, que quieren cambiar nuestras cabezas, nuestras formas de pensar. Nos quieren imponer sus propias culturas”.

En las escuelas se enseña a nuestra gente a valorar lo que llega de fuera y a despreciar lo que es nuestro. Por ejemplo, en el Brasil existe la “Fiesta Junina” y llegan los profesores y quieren celebrar con los alumnos esa fiesta. Pero, resulta que esa fiesta no es nuestra, no es de nuestros pueblos.

El líder indígena José Luis Kassupá, coordinador de la Organización de los pueblos indígenas de Rondonia, exige que “es fundamental que vengan preparados, que conozcan nuestra cultura, que tengan un conocimiento profundo de la historia de nuestro pueblo, que se preparen espiritualmente para el encuentro con otra cultura. Solamente así, esos profesionales pueden trabajar bien, pensar con la comunidad, desarrollar acciones con la comunidad, un trabajo digno para la comunidad”.

“Cuando no conocen nuestra historia y nuestra cultura, entonces viene la discriminación: “los indios son personas extrañas, raras, son atrasados, su forma de vivir no sirve. Nosotros sabemos cómo tratar a la madre Tierra, cómo vivir con la naturaleza. No va a ser un antropólogo o un sociólogo el que nos va a decir cómo debemos vivir”.

“Nosotros tenemos conocimientos materiales e inmateriales, tenemos nuestra comprensión del mundo. Cuando nosotros hablamos de Territorio, por ejemplo, nosotros no pensamos sólo en un pedazo de tierra, pensamos en una zona ligada a la salud y a toda la vida. Porque allí nosotros encontramos la medicina natural, nuestros alimentos, el agua, el río, el aire. La floresta es nuestra farmacia y nuestra garantía para vivir bien. Nosotros como pueblos, tenemos conocimientos, tenemos nuestra espiritualidad, nuestras formas de vivir, de educarnos y de curarnos. Nuestra cultura tiene sus valores”.

Desde Roma, Pedro Sánchez, Red Iglesias y Minería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *