Y en nombre de los Grupos, Colectivos, CEBs, Organizaciones y Movimientos que hemos venido articulándonos en espacios de Iglesia de los Pobres:

DENUNCIAMOS La injusta y arbitraria detención del compañero y hermano Pablo Del Hierro, integrante del Centro Leonidas Proaño del Sur de Quito.
En horas de la madrugada miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado allanaron la casa particular y el Centro de Formación Leonidas Proaño (CLP) de Quito, llevándose además del compañero Pablo las computadoras con la información del trabajo del centro.

Presumiblemente se le acusa de que el Centro ha venido operando como Centro Logístico de apoyo a los Insurgentes: rechazamos esa acusación y manifestamos que el Centro Leonidas Proaño siempre ha sido, como Centro de Formación de la Iglesia Católica, un centro abierto a la solidaridad.

Quienes conocemos al compañero y hermano Pablo Del Hiero sabemos de su corazón solidario ante las personas, de su vida dedicada a la formación de los jóvenes y a la construcción de una sociedad justa y pacífica.
Hay muchas personas que han viviendo la represión y la violencia en Quito. La solidaridad con los que sufren es un imperativo de nuestra ética cristiana como seguidores y seguidoras de Jesús de Nazaret.

El Excmo. y Rvdmo. Arzobispo Metropolitano de Quito, Monseñor Alfredo José Espinoza Mateus ya ha sido informado de esta arbitraria detención. Como Iglesia Católica, mediadora en los Diálogos de Paz nos sentimos profundamente consternados e indignados por este injusto hecho de detención arbitraria y de abuso de poder.

RESPONSABILIZAMOS a las Fuerzas de Seguridad y al Estado Ecuatoriano, a su Presidente Lenín Moreno Garcés de cualquier daño físico, psicológico, emocional o social que se le pueda infringir al compañero Pablo Del Hierro y cualquier violación a los derechos constitucionales que como ciudadano ecuatoriano le asisten.

LLAMAMOS a la solidaridad a las Comunidades Eclesiales de Base, grupos, miembros, colectivos y Organizaciones integradas en la Articulación de la Iglesia de los Pobres en Ecuador y miembros de la Sociedad Civil Nacional e Internacional a manifestar por las redes y otros medios la indignación por este atropello y la vulneración de los Derechos Constitucionales.

Quito, 14 de octubre de 2019.

 

Como Red Eclesial Pan Amazónica, expresamos:

Conocemos al compañero Pablo de Hierro, quien ha sido un permanente obrero de la Iglesia del Ecuador, en la promoción del trabajo pastoral con pueblos y nacionalidades, en la formación, y en los procesos encaminados a fortalecer la ecología integral. Sabemos que su accionar siempre ha estado de lado de acompañar las causas justas del pueblo, animando y acompañando sus luchas y reivindicaciones al mismo estilo de Mons. Leonidas Proaño. Nos sumamos a la exigencia del respeto a sus derechos, a su liberación y a permitirle hacer su trabajo siempre en favor de los más pobres.

En Ecuador, aún no podemos dejar sentado un proceso de paz y diálogo mientras los impactos de estos días de violencia y violación de derechos, siguen impactando con sus consecuencias, y donde no hay soluciones concretas, ni procesos justos, donde no hay sanción por las vidas perdidas y detenciones sin procedimientos claros.

16 octubre, 2019

El señor Pablo del Hierro, solo tiene que justificar el porqué se le encontró con evidencia que lo involucra con material logístico de apoyo a las fuerzas correístas, no se le detiene por estar en la marcha, o por el apoyo al mov. indígena, sino para investigaciones. Eles funcionario de la prefecta de Pichincha Paola Pabón, supongo que le «delegó» realizar algunas tareas. El nada debe nada teme, dice el dicho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *