Ahora que el foco mediático está en el Vaticano, la campaña Amazonízate impulsada desde el Vicariato de Yurimaguas trata de que la experiencia del Sínodo Amazónico no migre a Europa, pues se trata de que la periferia sea visible

09:00|19 de octubre de 2019.- Nueve meses, 40 semanas de gestación desde que en el mes febrero se comenzase a escuchar entre los y las incondicionales del Vicariato de Yurimaguas una palabra que, de primeras, resultaba extraña: AMAZONÍZATE… ¿Amazoqué? Sí, Amazonízate, ¡vuelve tu mirada a la Amazonía! Hoy ya difícilmente la gente de ese rincón de la selva peruana se confunde al pronunciar este trabalenguas y la mayoría sabe que ¡Amazonízate! es el grito de guerra de preparación al Sínodo para la Amazonía que lleva ya dos semanas de trabajo en el Vaticano.

Sin embargo, una preocupación invade al equipo de trabajo de la campaña: que el Sínodo no migre a Europa (como sucede con frecuencia). Mientras el foco mediático ha dejado de mirar a nuestra selva para fijarse en el Vaticano, la campaña se desvive por mantener el clima de reflexión, atención y presencia en los medios de comunicación, en las calles, en las parroquias e instituciones. Todo ello desde la convicción que mueve ‘Amazonízate’ desde su nacimiento: cuidar y animar los procesos desde la base de la Iglesia, de la sociedad para que la periferia sea visible. Una batería de propuestas de actividades de proyección a la comunidad, de oración e incidencia social tratan de que el camino Sinodal continúe estando presente en la vida de esta Iglesia del Vicariato Apostólico de Yurimaguas.

Desde antes del inicio del Sínodo, el ambiente en la comunidad vicarial se fue calentando con el pasacalle con motivo del Día de la Biblia que se vistió de achiote y huito, tsirimatas y tawasampas para llenar alegóricamente las calles de la capital altoamazonense de los colores de las quebradas y nuestros pueblos originarios. Los piros, chayahuitas, cunivos y shipibos, los jíbaros y chamas, los shapras y achuares, cocamas y awajunes, los quichuas y muratos…

Era el aperitivo para la celebración de envío a la delegación del Vicariato que ya viajó a Roma para participar en el Sínodo. Con sentido y profundidad, la iglesia de Yurimaguas les encomendó llevar la voz de este pedazo de Amazonía. De entre la comisión destaca la presencia de D. Marcial Huaya, animador cristiano y apu del pueblo Kichwa de la comunidad de Puerto Alegre del río Nucuray quien, con no pocas dificultades, llevará al Vaticano el testimonio y la herencia de tantos animadores cristianos que cada semana, cada día son auténticas autoridades y referencias morales entre su pueblo allá donde pocos llegan.

Exposición sinodal itinerante

Junto con la celebración y el envío se presentó también la “Exposición sinodal itinerante” que se encuentra recorriendo las parroquias e instituciones del Vicariato como parte de la campaña Amazonízate, sensibilizando sobre el sentido del Sínodo y la ecología integral. La exposición ya ha pasado por la Catedral de Yurimaguas y Lagunas donde ha sido expuesta en la I.E. Misional Goretti, la Parroquia Inmaculada Concepción y en la Plaza de Armas durante el desfile cívico, en el I.S.Pedagógico “Mons. Elías Olazar” de Yurimaguas y en el colegio Virgen de los Dolores.

El tiempo es ahora: ¡siembra!

Algunas instituciones educativas también se han sumado al gesto de consagración del Sínodo a San Francisco de Asís con la siembra de un árbol. Un bonito gesto de compromiso para traducir la defensa de la vida, la defensa de la tierra y la defensa de las culturas que la campaña Amazonízate promueve en gestos concretos aquí y ahora porque, “hay que empezar ya”, dicen convencidos los jóvenes. Los mismos que hace semanas atrás salían a las calles a reclamar la declaración de emergencia climática en la semana de acción por el clima como parte del movimiento ‘Viernes para el Futuro Perú’.

Si nos une la misión de cuidar la Casa Común ¿qué nos separará?

Un último y significativo gesto en el arranque de este Sínodo de la Amazonía. El Vicariato, por medio de la campaña, está promoviendo la celebración de vigilias ecuménicas de oración por nuestra Amazonía que arrancaron la víspera del domingo 6 en el Coliseo Padre Pío Zarrabe en Lagunas y que culminarán el 26 de octubre en la Plaza de Armas de Yurimaguas. Para la celebración de estas vigilias y otros encuentros, la campaña Amazonízate ha puesto a disposición de las parroquias e instituciones materiales litúrgicos y de reflexión para la vivencia del Sínodo e imbuirse de este kairós que vive nuestra Iglesia Amazónica.

Una preciosa noche de oración ecuménica “unidos por una misión: cuidar la Casa Común”, en la que  los apus de las comunidades del mencionado distrito y algunas de las iglesias de la Villa de Lagunas ardieron con un único fuego sanador que prendía el compromiso y la esperanza. Resuena todavía en los corazones la oración que compartía D. Zenón Vargas, Pastor de la Iglesia Adventista de Lagunas en la Vigilia del sábado: “Como Lagunino de edad, he visto con gran dolor cómo el egoísmo del hombre está acabando a nuestra selva. Soy carpintero, quiero a la madera… Pero hoy es un momento único. Verdaderamente, esta noche siento que el Señor está pasando por aquí, nuestro Dios está actuando para sanar nuestra Tierra”.

Ahora la palabra es confiar. Confiar en que el camino sinodal global siga partiendo de una periferia que quiere irrumpir en Roma para alumbrar este nuevo Pentecostés que el Espiritu Santo está inspirando. En la selva corresponde, por tanto, continuar viviendo este proceso, en clave de conversión ecológica integral, pastoral y en definitiva en clave sinodal. Y, al mismo tiempo, tratar de aportar para que también en “la otra selva” (la del Vaticano, la de Europa) la del centro, se abran los sentidos y las mentes para acoger esa nueva presencia “extramuros” que la Amazonía está regalando a la Iglesia y al mundo.

_________________

Por Jaime Palacio Forcat – Coordinador Campaña Amazonízate

Vicariato Apostólico de Yurimaguas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *