Debatimos con sabiduría y razón sobre el pasado, el presente y el futuro de nuestros ríos que en otro tiempo estaban llenos de vida, donde existían peces, tortugas,
y pájaros de todas las especies, ahora amenazados con extinción por la codicia del capital.
Pedimos perdón por esa cobarde agresión contra nuestro patrimonio ambiental y bien común de la humanidad: ríos de vida, ríos sagrados, milagros de la creación. Los ríos son sujetos de derechos, una entidad viva, que de ella dependen otras vidas. Ellos suben llevando la esperanza, alimentando al pueblo, despertando a los poetas y los profetas, articulando y plantando esperanzas hasta desembocar en el mar.
Ríos de Vida, llenos de aguas cristalinas, maravillas de la creación, venimos con amor y paciencia, para hablar de su existencia. Queridos ríos de aguas claras, necesitamos pedirles disculpas porque no tenemos cuidado de sus aguas, que si faltaran, quedarán en lágrimas en nuestros ojos.

LEA LA CARTA COMPLETA
http://repam.org.br/…/u…/2018/12/mensagem-final-timbrado.pdf