Su alegría es un canto Pan Amazónico, Piquía de Baxio. Un canto para los están de pie, para las que no se cansan. Celebramos la vida, la resistencia y el futuro. Creemos en la esperanza de días nuevos, a pesar de los dolores y las desilusiones. Su fuerza construye nuevas fuerzas, su esperanza fecunda las esperanza cansadas. La victoria se acerca haciendo eco, en los que esperan, en las que insisten para que amanezca.

Después de 10 años de lucha incansable, los derechos del barrio Piquiá de Baxio en Marañon Brasil, serán de alguna manera reparados. La comunidad de Piquiá celebra una victoria al recibir la noticia de que el esta semana, se iniciarán los trabajos de construcción del nuevo barrio que se localizará a 8 km del actual.

El re-asentamiento ha sido solicitado como medida para resarcir los daños causados por la empresa minera Vale,  que violando sistemáticamente el derecho humano a una vida digna,  el derecho a la vivienda, a la salud, y a un ambiente sano. La empresa actuó impunemente en esta comunidad causando serias afectaciones, principalmente por la presencia de hornos para la actividad metalúrgica y la tristemente conocida Ferrovía  Carajás que recorre más de 800 km impactando  diferentes comunidades y tierras indígenas y que ya ha cobrado muchas vidas.

“El día 23 inicia una nueva era, de recoger todos los frutos que nuestra gente ha plantado. Esta felicidad tan esperada nos consume, sabemos que todo saldrá bien y que se van a construir el nuevo barrio y nuestra familias podrán vivir lejos de esta contaminación y estas violaciones. ” dice Flavia Nascimiento, joven líder de la comunidad. 

Y consientes de que es mucho lo que falta para sembrar la justicia verdadera y plena, que jamás será suficiente, porque nadie puede devolver a sus muertos, a sus dolidos, a sus enfermos, nadie les devolverá su río nuevo.

Celebramos la esperanza de nuevos días, de un nuevo comienzo. Esa esperanza que  trae en brazos la unidad y la fe y la alegría. Nos unimos a esa iglesia profética y valiente, a la congregación comboniana que ha acompañado todo este proceso,  a los abogados y amigos, al colectivo Justicia en las Rieles (JNT) que  se ha mantenido firme en esta defensa por la vida, de este barrio y de muchas más comunidades.

“Saber que a partir de ahora nuestro sueño animará la fuerza de más personas que luchan contra las empresas que violan cada día  los derechos de las  comunidades, las personas, los niños.  Nosotros estamos aquí para unirnos con más fuerza a todas las comunidades que sufren».

Piquiá da Conquista já! Reasentamiento já! Estamos juntos en esta lucha.