Ginebra, 19 de septiembre 2018

La REPAM – Red Eclesial Pan-amazónica – se une , para garantizar el derecho a la autodeterminación de los pueblos indígenas aislados, mediante el respeto a su libre decisión y al tipo de relaciones que quieren establecer con otros grupos, así como en la defensa y garantía de los territorios que habitan.

En el Informe de la distinguida Relatora Especial, la vida de estos pueblos continúa gravemente amenazada por la invasión de sus territorios. Muchos proyectos agresivos y violentos contra la socio-bio-diversidad, a servicio de una economía ecocida, de acumulación y descarte, continúan adentrando de forma acelerada en sus territorios.

Las noticias sobre asesinato de individuos, o masacres en el Vale do Javari año pasado y en la Tierra Yanomami este año, en Brasil, muestran la grave violencia a la que están expuestos, incluso dentro de áreas protegidas.

En los dos encuentros Pan-amazónico sobre pueblos aislados, organizados por nosotros, quedó la convicción de que lo que está siendo hecho es absolutamente insuficiente para garantizar su vida y su futuro. Por eso es imprescindible redoblar los esfuerzos de los Estados y organismos internacionales para:

  • El reconocimiento oficial, de la existencia de los pueblos aislados;
  • La inmediata protección territorial, por precaución y obligaciones irrenunciable;
  • El diálogo transparente con las comunidades, organizaciones indígenas y sociedad civil organizada;
  • En el establecimiento de mecanismos bilaterales de cooperación en aquellos lugares donde los territorios son trans-fronterizos;

Reiteramos nuestro reconocimiento, a dedicación y competencia de la Relatora Especial, que siempre acogió a la REPAM con atención.

Papa Francisco alerta que la presencia de pueblos aislados “nos recuerda que no podemos disponer de los bienes comunes al ritmo de la avidez del consumo”. La defensa de la vida de estos pueblos también es la defensa del futuro de la Amazonía y de todo lo que ella representa para la Humanidad y para el Planeta.