Con más de 70 participantes de los vicariatos apostólicos de Jaén y Yurimaguas se inició esta mañana, en esta última ciudad, la segunda asamblea territorial que se realiza en el Perú camino al Sínodo de la Amazonía. Entre los presentes se encuentran miembros de los pueblos indígenas Awajún, Wampis, Achuar, Shawi, entre otros.

Jesús María Aristín, obispo de Yurimaguas, dio la bienvenida a todos los participantes que llegaron de diversos puntos, algunos lejanos como el Cenepa, en Amazonas, o el río Pastaza, del mismo Loreto.

«Queremos que se sientan en su casa, queremos que este sea un encuentro maravilloso con una trascendencia mundial, somos la segunda asamblea territorial (en el Perú) y somos parte de la REPAM, que es la iglesia amazónica. Todo el trabajo que se hará en las asambleas será recogido para llevarlo al Sínodo que tendrá lugar, dios mediante, en Roma en octubre del año que viene», explicó Aristín.

Por su parte, Alfredo Vizcarra, obispo de Jaén, enfatizó el sentido que tiene que el Papa Francisco haya convocado a un Sínodo para la Amazonía.

«El Papa nos ha lanzado en este camino desde el 19 de enero (cuando estuvo en Puerto Maldonado), y estamos en este camino hasta octubre del año próximo, de modo que esta asamblea es una parte del camino que estamos recorriendo y que no acaba aquí tampoco, sino que tenemos que continuar escuchando a más gente», afirmó.

Con la palabra, monseñor Jesús María Aristín. A su lado, Alfredo Vizcarra, obispo del vicariato de Jaén. Foto: CAAAP

Vizcarra añadió que se debe continuar en la tarea de hacer presente a la iglesia, «porque la iglesia no es las cuatro paredes, incluso imaginarias, que puede ser nuestra comunidad cristina. La iglesia está metida en el mundo y la iglesia quiere reconocerse como una iglesia amazónica y la Amazonía es todo lo que está aquí, y sería bueno que continuáramos en este proceso de seguir escuchando […], es importante ampliar el radio de nuestra intervención, de nuestra escucha, el Sínodo es hacer camino juntos».

A su turno, Ismael Vega, director del Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP), institución fundada por los obispos de la selva hace 44 años, destacó la presencia que ha tenido y tiene la iglesia en la Amazonía.

«La presencia de la iglesia en la Amazonía es una presencia de hace siglos, y su preocupación no es de ahora, ya en 1912 hubo una encíclica del Papa Pio X donde la iglesia expresa su preocupación por los pueblos originarios», destacó. Agregó que más tarde este interés de la Iglesia se expresó en otros documentos así como en diversas asambleas y encuentros.

El representante del CAAAP abrió el programa, tras el saludo de los obispos, presentando un panorama de la problemática de la Amazonía a causa del actual modelo de desarrollo.

En ese marco, destacó importantes victorias de los pueblos originarios en la defensa de los «bienes de la naturaleza y de sus territorios», como pasa con el caso del lote petrolero 116, donde el Poder Judicial ordena se cumpla con la consulta previa, y el caso del Gobierno Territorial Autónomo de la Nación Wampis, que defiende con buenos resultados su derecho a la autodeterminación.

El encuentro en Yurimaguas cumplirá con un programa de tres días que se desarrollará en base al documento «Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral», documento con preguntas que envió Roma y que cuenta con una versión popular que elaboró la REPAM.

__
Foto de cabecera: Público reunido en el auditorio de Radio Oriente, en la sede del Vicariato de Yurimaguas.