En el Seminario Mayor San José, en Florencia – Caquetá, se llevó a cabo el 6 de septiembre la primera jornada de los trabajos de la Asamblea Pre-Sinodal sobre los nuevos caminos para la Iglesia y para la ecología integral en la Amazonía. En este día se trabajaron los dos primeros puntos del Documento Preparatorio del Sínodo para la Amazonía, que son el VER y el JUZGAR-DISCERNIR, trayendo aportes significativos que los obispos llevarán al Sínodo en el 2019.

 

Hay que vivir la unidad amazónica entre la diversidad de culturas

 En horas de la mañana se abordó el momento VER, que hace referencia a la identidad y a los clamores de la Panamazonía.

Una vez se cumplió el trabajo en equipos, se realizó la socialización del VER y allí se expusieron múltiples situaciones con aspectos pluriculturales, los cuales serán recolectados en un solo documento.

Las apreciaciones de los participantes giraron en torno a que la comunidad, la familia y la Iglesia deben unir esfuerzos, reconociendo que la Amazonía es don de Dios.

Asimismo fueron identificadas las problemáticas, amenazas y dificultades que las comunidades viven en sus territorios, donde se destacó la amenaza de la cual es objeto la Amazonía por la presencia de la explotación del petróleo, de la madera y del oro, así como la destrucción del bosque con megaproyectos hidroeléctricos.

Los participantes concluyeron que se están destruyendo las riquezas no solo ecológicas sino también las culturales; aspecto en el cual la Iglesia debe jugar un rol fundamental que es el fortalecer su presencia en las realidades de los pueblos indígenas, campesinos, afros y de la Casa Común.

 

Dios nos confió la custodia de la creación: la CASA COMÚN

Por la tarde se realizó el momento del JUZGAR-DISCERNIR. Diversos puntos de vista se presentaron acerca de lo que es una conversión pastoral y ecológica.

Algunos de los participantes aseguraron que, para tal fin, se debe partir de que la esperanza se mantiene a través de la fe viva, a través de la unión con el entorno: “Dios creador y yo somos uno solo”.

Otra de las grandes conclusiones es que se deben fortalecer las acciones colectivas, aprender a vivir en el territorio y tener identidad por la promoción y protección de la cultura amazónica: “Reaprender a vivir con la naturaleza en armonía recordando el lema: no cuidar la Casa Común es una ofensa al Creador”.

Asimismo, se resaltó el hecho de que la Iglesia debe mantener los principios de fe y evangelización, transformando los antivalores en valores éticos, morales, sociales y cristianos, partiendo de que Jesús es la buena noticia, a través de la profecía.

Durante la deliberación igualmente se hizo énfasis en promover la participación ciudadana, control social y la intervención en la gestión pública con el fin de que los gobiernos y diferentes programas inviertan los recursos del Estado para satisfacer las necesidades de los territorios

Al igual resaltaron el papel de una Iglesia Profética, que debe estar orientado a denunciar las injusticias y todo tipo de violencia, y trabajar en contra de las desigualdades promoviendo la solidaridad.

Finalmente, uno de los grupos indicó que hay un panorama desafiante, porque falta arraigo y compromiso frente a las enseñanzas del Evangelio: “Solo se predica y no se aplica, no hay un conocimiento solido de la Amazonía”.

 

La primera Asamblea Pre-Sinodal de Colombia, en la región suroccidente amazónica donde están las diócesis de Florencia y Mocoa-Sibundoy, y los Vicariatos Apostólicos de San Vicente del Caguán y Puerto Leguízamo-Solano, se concluirá el 7 de septiembre con el trabajo sobre el tercer punto del Documento Preparatorio que trata del ACTUR, buscando generar nuevos aportes para el trabajo sinodal de la Iglesia y para su actuación en estos territorios y pueblos.

 

Por: Departamento de Comunicaciones – Diócesis de Florencia

Fotos: Andrés Ramos (Comunicaciones REPAM Colombia)