Quito, 25 de julio 2018

 

Carta de solidaridad con la comunidad COFAN  SINANGOE

 

Estas situaciones provocan el gemido de la hermana tierra, que se une al gemido de los abandonados del mundo, con un clamor que nos reclama otro rumbo. Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra casa común como en los últimos dos siglos (…) Se vuelve indispensable crear un sistema normativo que incluya límites infranqueables. 

Laudato Sí #53

La Red Eclesial Pan Amazónica en Ecuador (REPAM – ECUADOR) es la red de Iglesia, conformada por los seis vicariatos de la amazonia ecuatoriana,  que tiene como objetivo articular esfuerzos en la defensa de la vida y los derechos de los pueblos y comunidades indígenas, campesinas, ribereñas, afros que habitan este territorio. Hemos estado presentes desde hace muchos años en procesos de acompañamiento y cercanía al pueblo de Dios que se encarna en la selva y el bosque.

REPAM ECUADOR, se hace eco de las palabas del Papa Francisco, en su visita a la Amazonía peruana, en enero 2018, donde expresó “probablemente los pueblos amazónicos originarios nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora. La Amazonia es tierra disputada desde varios frentes: por una parte, el neo-extractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que apuntan su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales.”

Vemos con mucha preocupación las amenazas cada vez mayores y de violación de derechos sistemáticamente, ahora en el caso del pueblos COFAN SINANGOE ubicado ancestralmente en lo que ahora es la parroquia Puerto Libre, en Sucumbíos. La sola posibilidad de la adjudicación de 20 concesiones mineras, como está previsto, es un grave atentado contra la vida, la cultura, la espiritualidad,

La consulta previa libre e informada y la autodeterminación son derechos humanos no negociables, que garantizan un Estado Constitucional de Derechos y Justica. Su incumplimiento refleja una de voluntad de poner el capital y los intereses económicos sobre la vida humana y a cualquier precio.

Estamos convencidos, que la Amazonía es una esperanza para la humanidad, su protección y respeto es una obligación. Tiene que ver también con la responsabilidad para las futuras generaciones.

El 20% del agua dulce del planeta, proviene de este territorio y uno de los serios impactos de la extracción minera es justamente hacia las fuentes de agua. Por ello, hacemos un llamado urgente a que se respeten los derechos de los pueblos indígenas, tal como se establece en el  Convenio 169 de la OIT. Los impactos del extractivismo en la Amazonía norte del Ecuador, en la provincia de Sucumbíos, durante más de 40 años, ya se han sufrido y comprobado. Ello debe bastar para detener estas acciones.

Nos solidarizamos con la acción de protección presentada por la comunidad COFAN SINANGOE y como iglesia panamazónica, estaremos alertas.

 

Que el PRÓXIMO JUEVES 26 DE JULIO GANE LA VIDA.

#JusticiaSinangoe

 

Foto: Jerónimo Zuñiga/Amazon Frontlines

Write a comment:
*

Your email address will not be published.