El extractivismo es una amenaza latente en muchos territorios. Destruye y mata, divide y lastima. La custodia, la protección y la defensa de la vida en la faz de la tierra, que es un bien para cuidarlo, no para explotarlo es una tarea urgente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *