Mauricio Lopez Oropeza, REPAM

Oslo Tropical Forest Forum. Oslo, Noruega. 28 de junio de 2018.

 Me permito esbozar algunos elementos generales que podrían no ser solo para el territorio Amazónico, sino para ayudar a una reflexión general sobre la necesidad de la Espiritualidad como camino para un cambio radical que tanto necesitamos hoy. Radical, que significa desde la raíz.

Quisiera citar a Pierre Teilhard de Chardin para comenzar esta conversación; él dijo: “no somos seres humanos teniendo una experiencia espiritual; somos seres espirituales teniendo una experiencia humana”. Eso lo cambia todo, la conexión con nuestra pertenencia a la tierra debe estar allí. Sé que este es un evento paralelo periférico, que las discusiones van en otra dirección, por lo que debemos llevar la reflexión espiritual al centro del asunto. De lo contrario, creo que nuestro futuro va a estar en grave peligro.

Me gustaría ofrecer a ustedes un TRIPLE – TRÍPODE. En un trípode si le quitas una de las piernas, todo se cae. Para el primer trípode me gustaría ofrecerles algunos de los VALORES necesarios para cambiar como sociedad hoyVALORES NECESARIOS PARA CAMBIAR COMO SOCIEDAD HOY

  1. El primero es la GRATUIDAD y RECIPROCIDAD. Hemos perdido la capacidad de dar gratis lo que hemos recibido de manera gratuita. Hemos mercantilizado incluso nuestra concepción sobre la naturaleza, y hasta nuestra relación con los demás. Los principios y las herramientas espirituales deben ayudarnos a cambiar esto. Quizás, no de manera inmediata o drástica, sino poco a poco.
  2. El segundo es la SINODALIDAD. Estamos en un proceso (eclesial) para un Sínodo en el Amazonas. Y creo que la Sinodalidad es también un elemento clave para lograr que todas las tradiciones espirituales se unan, para que puedan converger como gotas de agua. Pequeñas gotas de agua que se unen y convergen en un gran río. De lo contrario, si seguimos haciendo las cosas por cuenta propia, fallaremos. Definitivamente fallaremos.
  3. El tercer elemento del primer trípode es la TERRITORIALIDAD. Tenemos que prestar mucha atención y escuchar lo que está ocurriendo allá abajo (a nivel territorial). Necesitamos escuchar las voces de aquellos que están allí, no solo para ofrecer algún reconocimiento, sino para abrazar lo que son en verdad, su esencia.

El segundo trípode que quiero presentar es el referente a los llamados urgentes, y que no son negociables.

LLAMADOS URGENTES (no negociables)

  1. El primero es la DESIGUALDAD. Hemos fracasado como sociedades cuando vemos un mundo en el que tenemos un 1% de la población que concentra el 99% de las riquezas de este mundo. Ante esto, es evidente que hemos fracasado como sociedad. No hay nada que podamos hacer para proteger los bosques tropicales si no abordamos en serio esa situación de desigualdad. 8 personas en este planeta poseen la misma cantidad de riquezas que la mitad de la población en este mundo. La mitad más pobre de este planeta. El enfoque espiritual debe insertarse y tratar de cambiar eso, porque cualquier iniciativa que promovamos, y por supuesto tenemos que aplaudir éstas, no podrá cambiar nada, y tampoco las selvas tropicales tendrán futuro si no enfrentamos y cambiamos primero las gravísimas desigualdades en este mundo.
  2. El segundo, la VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS. Los que trabajamos más directamente con los territorios vemos esas violaciones que suceden todos los días, día tras día. Las personas de las tradiciones de fe, pero especialmente las comunidades indígenas, son asesinadas todos los días y permanecemos en silencio. Por supuesto, algunos intentan hablar, pero parece que nos centramos más en otros aspectos, y creo que tenemos que responder seriamente a esas violaciones de los derechos humanos. Creo que el enfoque ético del cual algunos de ustedes han hablado realmente se hace verdad en lo que hacemos y lo que decimos ante los hechos en los que las personas son asesinadas todos los días, cuando son expulsadas de sus territorios y se les arrebata su propia identidad.
  3. Y el tercero es superar un ENFOQUE FUNCIONAL. Un lavado de cara que puede estar asociado a la mera protección de los bosques. Necesitamos ser coherentes y reconocer el misterio de la vida presente en esos lugares, y resguardado por las comunidades indígenas. Y, por supuesto, tenemos que ofrecer algunas alternativas económicas, pero deben provenir de ese reconocimiento de la belleza de esos lugares y de todo lo creado.

 

Y el tercer trípode, tres palabras que pueden parecer extrañas y que quiero ofrecerles, las cuales llaman a una transformación personal, comunitaria e institucional.

TRANSFORMACIÓN PERSONAL, COMUNITARIA E INSTITUCIONAL

 

  1. METANOIA. Una conversión radical del corazón. Si no cambiamos nuestro ser interior primero, nada de lo que hacemos: foros, conferencias, etc. será suficiente. Y creo que los pueblos indígenas pueden ayudarnos a cambiar nuestros corazones.
  2. El segundo es ALTERIDAD / la OTREDAD. Debemos reconocer que nuestro futuro, nuestras vidas mismas, están asociadas con la forma en que nos cuidamos los unos a los otros.
  3. Y el tercero es PARRESIA. Una salida valiente para responder a los gritos y esperanzas de nuestro mundo hoy. No sólo hablar, sino realmente salir y responder a los gritos de la gente y abrazar el misterio del AMOR, la VIDA y la ESPIRITUALIDAD que se encuentra allí.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *