Hacer teología es pensar la fe en relación con la realidad comunitaria, personal, social, política, económica, etc. No es simplemente repetir la Biblia o la doctrina. La fuente es la Biblia leída en la comunidad cristiana. Viene acompañada de acciones en la iglesia y en la sociedad.

La ecoteología es la misma teología en perspectiva ecológica. Somos hijos, hijas de la tierra en interdependencia y en esa interdependencia el mundo se convierte en uno y por tanto, somos responsables de que nuestro planeta siga adelante.

Todo está interconectado en nuestra casa común el agua, aire, suelo, la energía del sol, los microorganismos plantas animales y seres humanos.

La ecoteología tiene tres niveles, la teologia cotidiana, la teología pastoral y la ecología académica, que debe estar conectada con las dos teologías anteriores.

La ecoteología actual es hija de la teología de la liberación, de la teología afro y la teología eco-feminista

Las tareas de la ecoteología son formar laicos, religiosos y religiosas  y presbíteros en esta perspectiva, repensar la fe con un nuevo paradigma, fiel a la Biblia, colaborar con la lucha por una sociedad justa inclusiva y sostenible, con otros actores sociales, cultivar la espiritualidad: encaminamiento, alabanza, gratuidad, indignación, profecía, concretar el buen vivir.

El teólogo Afonso Murad pidió a los obispos presentes en el Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Ecología Integral que se realiza del 24 al 27 de noviembre en Quito Ecuador,  formar en una teología interconectada con nuestra casa común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *