Comunidades Amazónicas defienden su derecho al territorio en la CIDH

con No hay comentarios

Representantes de comunidades y pueblos de la Amazonía, acompañados de la Red Eclesial Pan Amazónica, REPAM, expondrán ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, cuatro casos de defensa de sus territorios. La audiencia se realizará el próximo 17 de marzo a las 12h15 en Washington, en el marco de la audiencia ordinaria 161 para tratar cuestiones referentes al derecho al territorio de los pueblos indígenas y comunidades amazónicas.

Esta acción de incidencia se enmarca en el proceso formativo que promueve la REPAM, a través de la Escuela para la Promoción, Defensa y exigibilidad de Derechos Humanos, en la que participan trece casos de defensa del territorio de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil.

En la audiencia con la CIDH estará presente el vicepresidente de la REPAM, Monseñor Pedro Barreto Jimeno. Los cuatro casos que se expondrán son: el de la comunidad campesina de Buriticupú (Marañon, al este de la Región Nordeste de Brasil), el caso del pueblo indígena Jaminawa Arará (Acre, al noroeste Brasil), la dura experiencia de la Comunidad indígena campesina de Tundayme (Zamora Chinchipe, Sur de Ecuador), y el caso de la comunidad indígena Awajún y Wampis (Departamento de Amazonas, Perú).

Comunidad campesina de Buriticupú (Marañon, Brasil)

La existencia de las comunidades campesinas de Buriticupu se debe a la lucha por la tierra en los años 1980 y 1990. Aunque está debidamente reconocida, la mayor parte de los colonos todavía no tienen título definitivo de su tierra. Las áreas son colectivas y de propiedad estatal. El problema que enfrentan ahora es con relación al derecho de propiedad que fue concedido a la empresa Vale S.A por parte del Estado brasileño, a través de esto se ha concesionado la actividad ferroviaria desde 1997 con un plazo de 30 años. Así empieza la disputa por un conflicto de intereses y la limitación de las condiciones de vida de las personas campesinas de la localidad.

Pueblo indígena Jaminawa Arará (Acre, al noroeste Brasil)

En este caso en específico se identifica la falta de demarcación de los territorios de la comunidad indígena, por tanto permanece la falta de regulación adecuada de sus territorios. Además de parte de la comunidad se resalta que esta violación al derecho al territorio ha ocasionado saqueos y robos de productos naturales y también ha facilitado la vieja práctica de la toma de tierras.

Comunidad indígena campesina de Tundayme (Zamora Chinchipe, Sur de Ecuador)
En este lugar se encuentra la Cordillera del Cóndor, un lugar biodiverso, hogar de comunidades campesinas y pueblos indígenas como los Shuar y Quichuas. En la actualidad se encuentra amenazada por los intereses de las industrias extractivas mineras de oro y cobre, el actual gobierno concesionó el territorio a una empresa china. Las consecuencias ambientales y sociales han sido evidentes con la contaminación de ríos y desalojos forzosos de la comunidad.

Comunidad indígena Awajún y Wampis (Departamento Amazonas, Perú)
Ambos pertenecen a la familia etnolingüística Jibaro y viven en el departamento de Amazonas. En el año 2006 se adjudicó el lote petrolero 116, el cual está ubicado en el departamento de Amazonas, provincias de Bagua y Condorcanqui. Este lote fue adjudicado sin consulta previa y hasta el momento la adjudicación no ha sido anulada. Actualmente, el lote se ve paralizado por una demanda interpuesta en contra y por problemas entre la empresa operadora (Pacific Rubiales) y las comunidades aledañas.

Otras acciones de incidencia:

Además de la audiencia en la CIDH, se realizarán actividades para visibilizar, sensibilizar y difundir la problemática del territorio Pan Amazónico en universidades como Georgetown y Catholic University, igualmente se tendrán espacios de formación con Bank Information Center y la propia CIDH.

Esta visita será un espacio para Amazonizar otras regiones, por lo que la espiritualidad será un elemento importante y se tendrán intercambios con parroquias, iglesia local y otros pueblos indígenas.

El Cardenal Claudio Hummes, presidente de REPAM, se reunirá con representantes de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos de Norteamérica y se propiciarán varios espacios de diálogo y solidaridad.

Por ello, tres experiencias más del proceso que acompaña la Red Eclesial Panamazónica estarán presentes en estos otros espacios:

Experiencia de los pueblos indígenas en aislamiento, Tagaeri y Taromenani (Orellana, norte de Ecuador)
Tras el fracaso del proyecto Yasuni ITT, que consistía en dejar el petróleo bajo tierra para la conservación de uno de los lugares más biodiversos del planeta y proteger a los PIAV, Se firmó en el 2013 la declaratoria de explotación petrolera, desconociendo la existencia de los PIAV en los bloques petroleros para la explotación.

Experiencia de la comunidad campesina de la vereda de Chaparrito (Meta en la región central de Colombia)
El día 19 de noviembre de 2006 se presentó el señor LUIS EPIFANIO BOHORQUEZ con la pretensión de tomar posesión de los predios de las 32 familias que han ocupado productivamente sus tierras durante más de 16 años.

Este empresario reclama las estas tierras, para desarrollar un proyecto agrario tecnificado de siembra, producción y explotación vegetal de palma africana.

Experiencia de la comunidad ribereña de Yurimaguas (Provincia de Loreto al norte de Perú)
El cultivo de palma aceitera se ha constituido como una de las actividades agrarias con mayor potencial en la Amazonía peruana en los últimos años. La superficie cosechada se incrementó de 19,055 hectáreas en el año 2010 a 37, 567 hectáreas en el año 2014, acumulando un incremento de 106%.

Las Comunidades Ribereñas afectadas por los monocultivos como la palma aceitera, están asentadas a orillas de los ríos, quebradas y cochas. No es posible dinamizar la vida en Amazonía sin estos recursos ni tampoco si falta el bosque. Ahí la frase “todo está conectado en Amazonía.

 

Dejar un comentario