Encuentro Internacional Amazónico en Puyo

con No hay comentarios

Bienvenida a los participantes del encuentro: Diálogo de los pueblos indígenas con la REPAM

Puyo 2016

Presidente de la Red Pan Amazónica Cardenal Claudio Hummes, Estimados Señores Obispos de las Jurisdicciones Eclesiásticas amazónicas del Ecuador. Secretario ejecutivo de la Red Eclesial Pan amazónica Mauricio López, Presidente de Caritas de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana Mons. Walter Heras, misioneras y misioneros de nuestras jurisdicciones eclesiásticas que acompañan y animan a nuestros pueblos indígenas de la Amazonia. Hermanas y Hermanos indígenas de las distintas comunidades y distintas culturas que habitan en nuestras jurisdicciones eclesiásticas de nuestra Amazonia, agentes de pastoral, laicos comprometidos, representantes de las diferentes instituciones  del país Ecuador y de otros países, medios de comunicación social, prensa y radio.

Es una gracia y bendición de Dios, que nos podamos volver a reunir en este lugar de Puyo, rincón de la Amazonia, donde hace más de tres años, del 22 al 24 de abril del año 2013, 146 participantes de 12 países con las jurisdicciones eclesiásticas de los Vicariatos Apostólicos amazónicos del Ecuador, sembrábamos la semilla de la red Amazónica ecuatoriana que hoy la vemos florecida, y que fue creciendo, en defensa de la vida amazónica y de sus pueblos que la habitan.

Algunos dicen que el tiempo todo lo olvida, pero el tiempo que el hombre quiere medir y controlar, escapa a todo control y pervive y lo recuerda el que sembró  con esperanza, y lo celebra con alegría cuando nace del amor de un corazón que late al compás de la solidaridad por la vida, quizá pueda pasar como dice la canción, “pienso que la distancia es como el viento, que si no apaga el fuego pequeño lo aviva y agiganta en una gran hoguera que ilumina y purifica”. Han pasado más de tres años, en  aquellas fechas hacían su comunicado oficial diciendo: después  de un proceso de reflexión para conocer la realidad y compartir nuestras preocupaciones,  buscando respuestas y caminos para promover un modo de vida compatible con la defensa de los pueblos amazónicos en toda su diversidad… destacando el llamado del Papa Francisco: Seamos custodios de la creación, del designio de Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro y del medio ambiente; no dejemos que los signos de destrucción y de muerte acompañen nuestro caminar.

“La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”, (Jn.1,14). “Por medio de ella Dios hizo todas las cosas, nada de lo que existe fue hecho sin Él”, (Jn.1). Cristo palabra del Padre quiso asumir la vida y la cultura de esta tierra que el creó, se encarnó en la cultura y la redimió.

Como Iglesia queremos seguir anunciando al Dios Creador y Salvador, garante de la vida de todos los pueblos, el bendice a los constructores de paz y justicia en este complejo contexto amazónico. Él con su palabra sigue creando, sigue hablando, sigue cuestionando al hombre de todos los tiempos y hoy queremos escuchar su palabra a través de cada uno de ustedes hermanos indígenas, que han sido convocados a este encuentro de dialogo  de una Iglesia indígena, desde ese rostro indígena que sufre y se alegra, que espera y reclama, que implora y alaba a su Dios, desde su lengua y cultura ,desde su corazón que ama a la madre  tierra y a la hermana agua y al al hermano aire y al fuego, y al árbol y a la flor como diría el Sto. Hermano Francisco.

La Iglesia Católica que vive en esta Amazonia, había iniciado un proceso de red cuyo camino se fue fortaleciendo, haciéndose realidad aquello de, “sueños que se sueñan solos, sueños se quedan, sueños que se sueñan juntos cambios generan” los sueños que soñaron juntos hoy permanecen. En aquel día de bienvenida yo les decía hace tres años: Porque la tierra es parte de la vida humana, sin la cual no se podría entender, ni el plan de Dios sobre el hombre, ni el proyecto del hombre en la tierra. Porque  hombre y  tierra, son  un binomio inseparable desde su creación, con una referencia del uno al otro, mostrada a lo largo del relato bíblico. Por eso somos conscientes que naturaleza humana y la naturaleza terrena es un lugar teológico, desde el cual Dios nos habla y nos interpela fuertemente a lo largo de la historia, y más en estos últimos años en que constatamos, las grandes heridas que se han hecho a nuestro planeta Tierra.

Después de  escuchar al  Papa en su encíclica Laudato Si, en que  nos hace ver  El desafío urgente de proteger nuestra casa común, como vimos en los encuentros de Brasilia donde en el  2014 diríamos que allí la Red REPAM fue bautizada, y se la dio carta de ciudadanía con la creación de forma oficial de dicha Red unida a tantos otros pueblos hermanos, recordando aquellas palabras del Papa Francisco “La Iglesia no está en la Amazonia como quien tiene hechas las maletas, para irse después de explotarla. Desde el principio está presente en ella con misioneros, congregaciones religiosas, sacerdotes, laicos y obispos, y su presencia  es determinante  para el futuro de esta zona y con el lema: “Pan-Amazonia: Fuente de vida en el corazón de la Iglesia”. Allí donde las culturas ancestrales expresan la armonía entre las personas y la naturaleza.

En Bogotá, seguimos ampliando la fraternidad con la incorporación a la red de todas las Iglesias hermanas de los 9 países que componen la Cuenca Amazónica.

Hoy como quien regresa al primer amor, Ecuador, desde la mitad del mundo y en este bello rincón de la Amazonia ecuatoriana, el Vicariato Apostólico de Puyo, nos sentimos muy contentos de poderles acoger como anfitriones en nuestra casa. Como lo hicimos en su inicio hace tres años. Para escuchar los latidos de nuestros pueblos indígenas, los gritos de la naturaleza amazónica   enferma y herida, por la ambición y codicia humana, para recoger sus lágrimas, para aplicar la medicina que corresponde y construir juntos sueños y esperanzas. Para como nos decía Aparecida: Para que seamos discípulos misioneros de Jesús, para que nuestros pueblos en Él tengan vida, y vida en plenitud.

Nos recordaba el Cardenal  Claudio Hummes que el Papa Francisco, nos anima y marca,  como proceder en este camino de la Red Pan amazónica:

1. Escuchar y hacer escuchar a los que viven en la Amazonia, escuchar los gritos de la Amazonia que sufre.
2. Implorar la escucha de Dios hasta escuchar con El leyendo la realidad  de la Amazonia con los ojos de Dios para iluminar desde la fe.
3. Como compromiso: Tener misericordia con la Naturaleza y su gente que en ella vive,  que nos haga crecer en dar un rostro amazónico a nuestra Iglesia, con una conversión ecológica y crear una ciudadanía ecológica como decía el Papa.

Todo lo cual, demanda una atención urgente a todos los niveles, espiritual, social, económica y política de las autoridades mundiales nacionales y locales, para que se tomen decisiones radicales antes de que sea demasiado tarde. Porque como dice el refrán: más vale prevenir que lamentar. Y el Papa Francisco nos decía, aún estamos a tiempo, empecemos ya.

Queremos agradecer a ustedes presentes en este encuentro, por su presencia, para que con su mente y corazón podamos compartir desde la experiencia del vivir de nuestros pueblos, reflexionar juntos estrategias y proyectos, para dar respuesta a los grandes desafíos que hoy se plantean a nuestro actuar y las realidades sociales  en que vivimos. Como nos decía la palabra de Dios ayer .”ustedes  que saben interpretar  el aspecto que tiene el cielo y la tierra, ¿porque no interpretan los signos del tiempo presente y lo que conviene  hacer ahora para un tiempo futuro?Ahí  está nuestro desafío , sepamos leer el futuro  en los signos del presente y como dice el apóstol: ¡Hay de mi sino evangelizo, si me callo, sino salgo a defender la vida, si no anuncio la buena noticia de su evangelio!

Desde una responsabilidad ética y moral, la Iglesia debe iluminar y comprometerse  por la defensa de la vida de las personas, de la fauna y la flora, de la rica biodiversidad de esta tierra Amazónica y sus pueblos, es  el derecho a la vida en el sentido más amplio que la palabra encierra.

Tenemos que agradecer a Dios Padre que nos la regaló esta casa común del planeta tierra y agradecer de manera particular a los que han organizado este encuentro, y que lleva trabajando  denodadamente en este proyecto de la Red Eclesial Pan Amazónica haciendo camino juntos
Dios les bendiga a todos sigamos juntos fortaleciendo nuestra Red, instrumento eficaz para la defensa de la casa común donde habitamos. Bienvenidos todos.

+  Rafael Cob García
Obispo del Vicariato Apostólico de Puyo.

Dejar un comentario