La guerra climática no es una profecía apocalíptica, es una realidad

con No hay comentarios

father-michael-czernyBogotá, 17-11-2015 (REPAM).- Los recientes atentados ocurridos en París, en Bagdad no deben ser interpretados como hechos aislados o sin conexión con lo que actualmente pasa en la pan amazonia. Hay factores que los vinculan. La guerra climática de Oriente Medio ha explotado de manera dramática. No se trata de una profecía apocalíptica sino una realidad que se está manifestando de diversas maneras en el mundo, en la casa común como ha llamado el papa Francisco

Este es uno de los aspectos que abordó el padre Michael  Czerny, Jesuita canadiense, especialista en temas de justicia social y ecología en el  segundo día de Encuentro de la Red Eclesial Pan amazónica que se realiza en Bogotá. Señalo que en el mundo hay un descontento en relación a las asignaturas pendientes del colonialismo europeo en el medio oriente, la no inclusión de la segunda y tercera generación de inmigrantes, las conexiones entre seguridad e inmigración entre otros.

Hay descontento también, ha dicho el Padre Czerny en relación al tema ambiental. La escasez de alimentos, las sequias prolongadas en diversas partes del mundo son el resultado de la actuación humana y los atentados que se cometen sobre la naturaleza. Hay evidencias, dijo, que las elevadas temperaturas y sequías estarían relacionadas con los conflictos desde 1950.

Señalo, así mismo, que con el cambio climático la Amazonía y el Congo corren un riesgo mucho mayor ante la eventualidad de conflictos aún más intensos por el dominio del agua, tierras fértiles y otros recursos estratégicos.

Ante un panorama como el señalado se hace necesario construir empoderamientos locales, estrategias nacionales y solidaridad internacional efectiva y duradera en el tiempo. Es imperativo un continuo dialogo mucho más allá  de la Iglesia católica  para que juntos podamos buscar caminos de liberación, dijo el padre Czerny.

Finalmente pidió al Dios del amor que ilumine a los dueños del poder y el dinero para que se guarden del pecado de la indiferencia; para que amen el bien común, promuevan y cuiden a los débiles y este mundo que habitamos. Esa misma misión pidió aplicar al trabajo de la Red Eclesial Pan amazónica y la Red Eclesial amazónica del Congo.

Discurso completo aquí

 

Desde Bogotá, Hugo Ramírez, Comunicaciones REPAM, ALER

Dejar un comentario